EL HOMBRE DE ORCE

El Hombre de Orce es un fósil óseo hallado en 1982 por el equipo del paleoantropólogo Josep Gibert i Clols en el yacimiento de Venta Micena, pedanía del municipio español de Orce, en la provincia de Granada (Andalucía). También se le conoce como fósil VM-0. Varios investigadores propusieron que el fósil era de origen animal en lugar de humano, creando una gran controversia. Los defensores de esta teoría se basaban en la presencia de una cresta en el fósil para afirmar que se trataba de restos de un équido y no de un humano como el profesor Gibert defendía. El Louvre de París fue una de las instituciones que más atacó la veracidad del resto fósil. Sin embargo, el hallazgo de un cráneo de época romana con una cresta semejante a la encontrada en el Hombre de Orce, además de los estudios químicos que demuestran la presencia de elementos exclusivamente humanos (albúmina), avalan la naturaleza humana del fósil. Por otro lado, estos análisis inmunológicos nunca fueron considerados concluyentes, pues resultaba raro y sospechoso que un fósil tan antiguo conservara cantidades tan grandes de albúmina. Los estudios muestran que la antigüedad próxima del fósil está en torno a 1,3 millones de años. En la zona se han encontrado piezas manipuladas por el hombre con una fecha estimada de 1,4 millones de años de antigüedad en los yacimientos de Barranco León y Fuente Nueva 3.

lunes, 19 de septiembre de 2016

ORCE. ENCUENTRAN LOS RESTOS DE OCUPACIÓN HUMANA MÁS ANTIGUOS DE EUROPA OCCIDENTAL.



Encuentran en Orce restos de actividad humana de hace millón y medio de años
·     Son los restos de ocupación humana más antiguos de Europa occidental
·     Hay más de mil registros encontrados que tendrán que ser analizados
17.09.2016 |EFE
La Universidad de Granada ha dirigido a un equipo de científicos españoles que ha trabajado en los yacimientos de Orce, en Granada, donde ha encontrado en Barranco León indicios de actividades humanas como la talla de piedras o animales descuartizados con 1,4 millones de años de antigüedad.
El equipo, dirigido por el profesor Juan Manuel Jiménez, ha hallado en los yacimientos de Orce, que acogen los restos de ocupación humana más antiguos de Europa occidental, nuevas evidencias de actividad humana datadas hace 1,4 millones de años.
El equipo ha encontrado cerca de mil registros en esta campaña, que ahora deberán analizar, y ha establecido una asociación espacial de industria lítica, bloques de caliza y restos de fauna en el yacimiento Barranco León.
Ente estos registros, han destacado restos relacionados con la talla de la piedra y con el descuartizamiento de los cadáveres y fracturación de los huesos de los animales que habitaron en los márgenes del gran lago que dominó y condicionó la vida en el norte de la provincia de Granada.

Trabajaban la piedra y la caliza
Además, los investigadores han podido establecer una asociación espacial de industria lítica, bloques de caliza y restos de fauna localizados que ofrecerán nuevos datos sobre el yacimiento.
El equipo interdisciplinar que ha trabajado en la zona está formado por investigadores de la Universidad de Granada, el Instititut Català de Paleoecología Humana i Evolució Social, la Universidad de Málaga y la Universitat Autònoma de Barcelona.
Los investigadores han desarrollado los trabajos de campo en este emblemático yacimiento desde el 22 de agosto y hasta el 10 de septiembre en el marco de un programa de la consejería de Cultura de la Junta.
Análisis en tres dimensiones
Los científicos han tomado imágenes fotográficas para reconstruir en tres dimensiones la superficie excavada con los materiales antes de ser extraídos y el entorno geográfico.
El equipo afrontará ahora en la fase de laboratorio el análisis de la funcionalidad de cada uno de los elementos para avanzar en el comportamiento del conjunto de la fauna de la zona, en el que se ha constatado la presencia de mamuts, hipopótamos, rinocerontes, caballos, bóvidos, cérvidos, tigres dientes de sable y humanos, entre otros.
En esta última fase se han desarrollado además tres jornadas de puertas abiertas para explicar a más de un centenar de personas los trabajos de campo en la cuenca de Guadix-Baza.

La zona arqueológica de la Cuenca de Orce, donde se localiza el yacimiento de Barranco León, fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2012 y en ella se localizan una serie de yacimientos fundamentales para el conocimiento de las primeras ocupaciones humanas del continente europeo

ACTIVIDAD HUMANA EN ORCE HACE 1,4 MILLONES DE AÑOS.

Orce revela nuevos indicios de actividad humana de hace 1,4 millones de años.
El equipo de investigación que ha realizado la última campaña en Barranco León encuentra restos de talla de la piedra y marcas de corte.
M. VALVERDE  17.09.2016 GRANADA HOY

El equipo de investigación que ha llevado a cabo la última campaña de excavación en el yacimiento de Barranco León en Orce, dirigido por el profesor de la Universidad de Granada Juan Manuel Jiménez Arenas, ha hallado nuevos indicios de actividades humanas de hace 1,4 millones de años. En concreto, los investigadores han encontrado restos relacionados con la talla de la piedra y con el descuartizamiento de los cadáveres y fracturación de los huesos de los animales que habitaron en los márgenes del gran lago que dominó y condicionó la vida en el norte de la provincia de Granada. 

El número de registros generado durante esta campaña, que terminó la semana pasada, se acerca a los mil, "lo que nos permite realizar una aproximación cuantitativa a la riqueza arqueopaleontológica de este yacimiento", explicó el investigador del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la UGR Juan Manuel Jiménez Arenas. 

Además, los investigadores han podido establecer una asociación espacial de industria lítica, bloques de caliza y restos de fauna localizados en el sector SW del yacimiento, "lo que sin duda nos dará mucha información sobre este yacimiento, que cuenta con una cronología de 1,4 millones de años". 

El equipo interdisciplinar que ha trabajado en la zona está formado por investigadores de la Universidad de Granada, el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social, la Universidad de Málaga y la Universitat Autònoma de Barcelona. 

Los investigadores han desarrollado los trabajos de campo en este emblemático yacimiento desde el pasado día 22 de agosto hasta el 10 de septiembre. Éstos se han podido llevar a cabo gracias a un contrato concedido a la UGR por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. 

Por otra parte, los científicos han tomado imágenes fotográficas con el fin de reconstruir tridimensionalmente la superficie excavada -con los materiales antes de ser extraídos- así como del entorno geográfico. 

Tras haber finalizado la excavación, "ahora nos queda por delante la ardua tarea de laboratorio de determinar la funcionalidad de cada uno de los elementos exhumados, interpretar aspectos relacionados con el agente que acumuló dicha asociación e inferir aspectos sobre el comportamiento del rico y variado conjunto faunístico de la zona: mamuts, hipopótamos, rinocerontes, caballos, bóvidos, cérvidos, tigres dientes de sable, licaones, ancestros del lobo y, cómo no, humanos". Por su parte, el lavado del sedimento permitirá, a través de los restos de las especies más pequeñas de la comunidad de vertebrados, desentrañar aspectos paleoclimáticos de enorme interés científico. 

La labor formativa del equipo de investigación ha sido igualmente satisfactoria, siendo destacable la participación de alumnos de la UGR a quienes se han sumado estudiantes de las universidades de Sevilla, Málaga y Alcalá de Henares (Madrid). 



Sobresale la labor de difusión llevada a cabo durante el tiempo de campaña, que ha llevado a la zona a más de un centenar de personas.

martes, 26 de abril de 2016

NUEVO PROYECTO DE INVESTIGACIÓN PARA ORCE



Rosa Aguilar anuncia la convocatoria de un nuevo proyecto de investigación para Orce.   IDEAL.ES              JOSÉ UTRERA

La Consejería de Cultura iniciará los trámites a lo largo del año, lo que supone que este verano ningún equipo realizará excavaciones en la zona.
El grupo parlamentario socialista por Granada ha trasladado su satisfacción por la puesta en marcha, anunciada por la consejera de Cultura, de un nuevo proyecto de investigación para el periodo 2017-2020 en los yacimientos de Orce tras la finalización de los últimos trabajos arqueológicos liderados por Robert Sala.
Así lo ha avanzado la propia consejera, Rosa Aguilar, a preguntas de la parlamentaria socialista Olga Manzano durante la Comisión de Cultura, que se celebra este miércoles en la cámara autonómica.
Aguilar ha reafirmado la apuesta del Ejecutivo andaluz por continuar profundizando en el conocimiento sobre un área en el que está datada la presencia humana más antigua de Europa, por lo que ha anunciado que a lo largo de este año su departamento iniciará los trámites para adjudicar este nuevo proyecto.
Una investigación que, según la titular de Cultura, deberá desarrollarse desde una perspectiva multidisciplinar. "Este nuevo proyecto supondrá un impulso y la generación de oportunidades renovadas de desarrollo para la comarca granadina", ha señalado la consejera, quien ha añadido que el Gobierno de la Junta apuesta una vez más por los yacimientos de Orce con el convencimiento de que los trabajos proporcionarán nuevos hallazgos importantes para la investigación y el acercamiento a las primeras comunidades humanas del continente.
La Junta deberá de concretar si se van a autorizar a más de un equipo de investigación tal y como pide el alcalde de Orce, José Ramón Martinez y el propio Luis Gibert y articular que sea la Universidad de Granada la que lidere los trabajos de investigación que hasta ahora ha venido realizando el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución social)
Tras incidir en el apoyo de la Consejería a la investigación desde 1985 y recordar la inscripción de la cuenca como Bien de Interés Cultural en 2012, la consejera ha subrayado la nueva etapa en la gestión del patrimonio arqueológico que inició el Gobierno andaluz en 2009 con la convocatoria de concursos públicos para el desarrollo de los proyectos.5545
Fruto de este nuevo sistema, ya se han llevado a cabo dos grandes investigaciones, una durante el periodo 2009-2011 sobre las primeras ocupaciones humanas en el pleistoceno inferior y otra sobre la presencia humana y el contexto paleontológico de la cuenca Guadix-Baza que se inició en 2012 y que acaba de darse por finalizada a principios de abril. Actuaciones que han significado una inversión de casi medio millón de euros y han tenido un "gran impacto científico y mediático", ha precisado.
Por su parte, la parlamentaria Olga Manzano ha valorado este compromiso y ha subrayado su trascendencia, dada la necesidad de seguir trabajando sobre unos espacios que albergan el mayor registro geológico y paleobiológico del Plio-Pleistoceno (últimos 5-6 millones de años) de toda Europa y, ante todo, donde se constató la presencia humana más antigua del continente con el hallazgo de un diente de leche datado hace 1,4 millones de años.
Tras incidir en la riqueza patrimonial de este espacio, ha recordado que del yacimiento de Venta Micena, datado en 1,6 millones de años, cuenta con un promedio de más de 50 restos óseos por metro cuadrado y una diversidad faunística "extraordinaria", ha indicado.

Manzano ha defendido la continuación de las investigaciones, toda vez que al hallazgo del célebre diente humano del que está considerado el humano más antiguo de Europa se suman otros como un cementerio de mamuts en Fuente Nueva-3, datado en 1,3 millones de años; de aguas termales fósiles del Cuaternario, que son claves para la interpretación de los yacimientos; además de una abundante industria lítica.